Buscar este blog

Cargando...

domingo, 5 de diciembre de 2010

Sistema Tegumentario

 Funciones

El sistema tegumentario está formado por la piel y los anexos o faneras. La piel es el
órgano de mayor extensión en el cuerpo y consiste en una envoltura resistente y
flexible, cuyo epitelio de revestimiento se continúa con los de los sistemas respiratorio,
digestivo y génito-urinario, a nivel de sus orificios externos.
Las principales funciones que desempeñan son:
1.- Protección. La piel evita la entrada de gérmenes patógenos, al ser semipermeable
al agua y a drogas de uso externo.
2.- Regulación térmica. Ayuda a conservar la temperatura corporal.
3.- Excreción. La realiza mediante el sudor.
4.- Síntesis. En la piel se sintetiza la vitamina D y la melanina
5.- Discriminación sensorial. Debido a que la piel posee los receptores para el tacto, la
presión, el calor, el frío y el dolor, mantiene una información al individuo sobre el
medio ambiente que lo rodea.

Estructura histologica de la piel
La piel está constituida por dos capas que poseen diferentes estructura y origen:
epidermis y dermis que están íntimamente relacionadas.El espesor de la piel es variables, de 0,5-4 mm. o mas y "descansa" sobre un tejido
conectivo laxo que también varía desde el tipo laxo hasta el adiposo. Este tejido se
denomina hipodermis y no forma parte de la piel.

Epidermis
es la parte más superficial de la piel y
está constituida por un tejido epitelial estratificado plano queratinizado, donde se
pueden apreciar varias capas o estratos que, en dependencia de su mayor o menor
desarrollo permiten clasificar la piel en gruesa y delgada.
La piel gruesa se haya en las palmas de las manos y las plan tas de los pies y se
caracteriza por presentar una capa gruesa de queratina y por poseer una capa
denominada lúcida que no existe en la piel delgada. La piel delgada también
presenta queratina, pero en ella el grosor de la capa de queratina es mucho menor.

Dermis
Es la capa de la piel sobre la cual "descansa" la epidermis; también se denomina
corion. Es una capa de tejido conjuntivo constituida por dos regiones bien
delimitadas: capa papilar y capa reticular.
La dermis papilar, de tejido conjuntivo laxo, se dispone formando protrusiones
denominadas papilas dérmicas que determinan una ondulación en la epidermis. La dermis papilar es la superior o más superficial que está en contacto con la epidermis y se extiende hasta los espacios que quedan entre las protrusiones epidérmicas, denominadas clavos epidérmicos interpapilares. Separando esta capa
de la epidermis se encuentra una membrana basal, PAS positiva al M/O. En las
papilas dérmicas podemos encontrar terminaciones nerviosas y una gran
vascularización capilar importante para la nutrición de la epidermis, la cual contribuye
a la coloración de la piel y a la regulación térmica. En esta capa las fibras colágenas
son finas y se disponen paralelas a la superficie. Las fibras elásticas son finas.
Además de los componentes fibrosos, la dermis posee una sustancia de cemento que
contiene glicosaminoglucanos ácidos (ácido hialurónico y sulfato de condroitina), cuya
metacromasia es pronunciada en la dermis papilar próxima a la membrana basal.
En la dermis papilar es frecuente encontrar células del tejido conjuntivo laxo,
macrófagos, fibroblastos, mastocitos y otras.
La dermis reticular es la más gruesa y está situada debajo de la papilar, donde las
fibras colágenas se entretejen con otros haces fibrosos (elásticos y reticulares)
formando una red; esta capa representa el verdadero lecho fibroso de la dermis. Las
fibras colágenas muestran una dirección paralela a la superficie cutánea y forman
líneas de tensión que son de gran importancia en la cirugía.
Además de los elementos estudiados en la dermis papilar, es necesario señalar que
en ella existen numerosos vasos sanguíneos, linfáticos y fibras nerviosas.
Los vasos sanguíneos mayores proporcionan una red de conductos que se
anastomosan y forman el plexo cutáneo, desde donde ascienden vasos hacia la
dermis superior. Allí existe otra red anastomótica, el plexo subpapilar, que
proporcionan vasos a cada papila dérmica; la porción venosa también muestra dos
plexos. En ciertas áreas del cuerpo como en los dedos existen anastomosis directas
arteriovenosas. Los linfáticos cutáneos drenan en los nódulos linfáticos regionales y
se disponen también en plexos superficial y profundo.
Las fibras nerviosas hacen de la piel un órgano extremadamente sensorial y algunas
de sus terminaciones libres penetran en la epidermis.

Anexos de la piel
son los pelos, las uñas y las glándulas sudoríparas y
sebáceas.

Pelos
El pelo propiamente dicho, es decir, el tallo visible al exterior y la raíz situada en el
espesor de la dermis, está formado por células epiteliales queratinizadas.
En el hombre existen dos variedades de pelo: vello y pelos gruesos; estos últimos
pueden estar intensamente pigmentados. El pelo grueso está constituido por tres
capas: médula, corteza y cutícula.

Glandulas Sebaceas
Las glándulas sebáceas no existen en las palmas de las manos ni en las plantas de los
pies, y son numerosas en la cara y el cuero cabelludo. Se consideran típicas
glándulas holocrinas.
Generalmente las glándulas sebáceas forman parte integral del folículo pilosebáceo y
vacían su contenido en el canal folicular a través de un corto conducto. Las glándulas
sebáceas que no están asociadas con el pelo vierten su secreción en la superficie.
Las glándulas sebáceas son andrógenodependientes y poseen células productoras de
lípidos. Las células más externas del acino glandular, las basales, se apoyan sobre la
lámina basal, similar a la epidérmica.
Las células germinativas de la glándula son pequeñas, aplana das o cuboidales y
densamente basófilas. A medida que se profundiza en el acino las células se cargan
de lípidos, aumentan de tamaño, sus núcleos se distorsionan y desintegran; las
células se rompen y forman el sebo, que es el producto lipídico de las glándulas.
Al microscopio electrónico se diferencian tres tipos celulares: basales, que contienen
abundante RER, ribosomas libres, glucógeno, mitocondrias y filamentos;
parcialmente diferenciadas, con abundante REL y lípidos cubiertos por membrana; y
más diferenciadas, que muestran un núcleo de forma irregular y citoplasma ocupado
por lípidos que comprimen restos o bridas citoplasmáticas.

Glandulas Sudoriparas
Están situadas en la hipodermis y se localizan en casi toda la piel, excepto en labios
y tímpano. Son de dos tipos: apocrinas y ecrinas.
Las apocrinas están restringidas a las axilas, la región anogenital, la areola mamaria
y el conducto auditivo externo (glándulas ceruminosas) y a los párpados (glándulas de
Moll). Son estimuladas por las hormonas sexuales y aparecen en la pubertad.
Estas glándulas son grandes, ramificadas, tubulares y se abren en la porción superior
del folículo piloso. Sus túbulos tienen un tipo único de células secretorias eosinófilas
cuboidales o cilíndricas, con el núcleo redondeado y localizado hacia la base, y
nucleolo prominente. Rodeando a las células secretorias existen células mioepiteliales.
Las glándulas sudoríparas apocrinas producen un líquido viscoso que contiene
cromógenos y proteínas. Responden a estímulos tales como el miedo y el dolor; su
secreción es inodora, pero se vuelve odorífera cuando se combina con las bacterias
cutáneas.
Las ecrinas abren directamente en la piel mediante un conducto tortuoso, y se
distribuyen por toda la superficie corporal excepto en los labios, el glande, la superficie
interna del prepucio y los labios menores. Son más densas en las palmas de las
manos y las planteas de los pies, donde sus conductos se abren en las elevaciones
como agujeritos.
En el túbulo glandular existen tres tipos de células: en la periferia del túbulo, una capa
de células mioepiteliales que se encuentran sobre una lámina basal (las células
mioepiteliales son células fusiformes dispuestas paralelamente al túbulo), células
secretorias, que pueden ser claras y apoyarse sobre las mioepiteliales o sobre la
lámina basal, y oscuras de citoplasma basófilo. Al M/E las células claras contienen
abundantes mitocondrias, glucógeno y REL desarrollado; entre las células claras
existen canalículos que se abren a la luz del túbulo; las células oscuras están llenas
de vacuolas densas a los electrones que contienen mucina, y la superficie luminal
posee gran cantidad de microvellosidades. Además, se aprecia que el conducto
excretor posee doble fila de células y la luz está tapizada por un material acidófilo.
Las glándulas están inervadas por fibras nerviosas simpáticas postganglionares, y
responden también a estímulos colinérgicos y a drogas adrenérgicas.

Uñas
Las uñas son placas córneas rectangulares unidas al lecho ungueal, son
semitransparentes y muestran el color de los tejidos subyacentes ricos en vasos
sanguíneos. Cerca del pliegue proximal se observa una zona blanquecina semicircular
denominada lúnula, la cual no es más que la matriz que contiene células epiteliales
empaquetadas desde donde la uña crece. En la base de la matriz las células más
profundas son cilíndricas y por encima de ellas hay varias capas de células
poliédricas. Ambos tipos celulares poseen grandes núcleos y su citoplasma contiene
tonofibrillas. A medida que las células se aproximan a la superficie se hacen mayores
y se aplanan; contienen más tonofibrillas, pero no poseen queratohialina. Las células
córneas son planas.
Al M/E la matriz se separa de la dermis por una membrana basal. Las células de la
matriz son similares a las basales epidérmicas, son las células germinativas y, por
tanto, son responsables del crecimiento continuo de las uñas. Las células poliédricas
contienen masas proteicas fibrosas y amorfas insolubles denominadas queratina de
la uña, con un alto contenido de azufre que explica la alta estabilidad y su resistencia
química.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada